Respira con profundidad, relaja el cuerpo, cierra los ojos y entra en tu interior, escucha tu música y deja que tus emociones y sentimientos se exterioricen en una danza liberadora que otorge sentido a tu vida y alas a tu ser. F.L